Caldereta de langosta: la receta

Erica Bianchi

Es indiscutible que el sentido del gusto, junto al del olfato es el que nos hace revivir más intensamente momentos importantes de nuestras vidas, aquellos que nos vieron felices y se quedaron grabados en nuestra memoria.

Viajar no sólo es visitar lugares y Menorca no es sólo un conjunto de playas bonitas y naturaleza incontaminada: para vivirla y conocerla de pleno hay que probar sus recetas típicas y empaparse de esos sabores tan tradicionales.

Tanto dulces como saladas, en este artículo os explicamos la receta de uno de los mejores platos típicos de Menorca.

Caldereta de Langosta

La Caldereta de Langosta es, sin dudas, el plato estrella de la isla de Menorca. Si lo queréis probar en algún restaurante, os recomendamos aquí dónde comer caldereta de langosta en Menorca.

A la vuelta de vuestro viaje podréis sorprender a vuestros amigos y familiares con esta increíble receta.

También podría interesarte → Dónde comer una buena paella en Menorca 🥘

 

Ingredientes

2 Kg de langosta

2 cebollas

2 dientes de ajo

½ pimiento verde

250 g de tomates

1 manojo de perejil

1,5 L de agua

rebanadas de pan para sopa

sal

aceite de oliva

 

Preparación caldereta de langosta

 

El primer paso de esta receta consiste en cortar las langostas (mejor en vivo), separando las cabezas de las colas, extrayendo el intestino y separando también las patas. Todos los jugos hay que conservarlos en un bol. Por último hay que cortar las cabezas por la mitad y el cuerpo en rodajas.

Seguidamente se pican las cebollas, los ajos y el pimiento verde finitos y se sofríen a fuego lento, todo en una cazuela de barro. Cuando la cebolla esté pochada, se añaden los tomates picados a trozos pequeños (o incluso rallados). Cocinamos durante unos 10 minutos.

Se sofríen las langostas en la cazuela, se incorporan los jugos, el agua y el perejil picado y se ajusta de sal. Se cocina todo a fuego vivo durante unos 15 minutos. Cuando la salsa empiece a hervir, se baja el fuego y se cocina durante otra media hora.

Los estómagos, hígados y huevos (si los hubiera) de las langostas se pican en un mortero, se diluyen con un poco de jugo o de agua y, por último, se añaden a la salsa cuando queden pocos minutos de cocción.

Al acabar, se deja reposar la caldereta al menos un par de horas, aunque recomendamos prepararla el día anterior.

Para servirla se puede acompañar con rebanadas de pan tostado.