MENORCA Y LOS INGLESES

Erica Bianchi

La historia de Menorca, gracias a su posición estratégica en medio del Mediterráneo resulta ser de lo más interesante.  Muchos pueblos y civilizaciones, a lo largo de los tiempos, han querido conquistarla gracias, además, a su magnífico puerto natural, el segundo más grande del mundo, ubicado en Mahón.

Para el pueblo británico, cuya flota operaba en el Mediterráneo Occidental durante el s. XVIII, Menorca era un punto base imprescindible y militarmente ventajoso.

Fue conquistada por una escuadra anglo-holandesa en 1708 en plena guerra de sucesión española y, posteriormente, en 1713 pasó oficialmente a ser de dominación inglesa gracias al tratado de Utrecht, junto con Gibraltar.

La dominación inglesa llegó a su fin un siglo más tarde, en 1802 y, gracias al tratado de Amiens, volvió a estar bajo la dominación de la monarquía española.

No es de extrañar, por tanto, que un siglo de dominación inglesa dejara en la isla un importante legado que podemos seguir contemplando hoy en día, no sólo a través de las construcciones militares y defensivas, sino que también en la arquitectura urbana, carreteras e incluso en productos locales.

En este artículo os llevamos a descubrir lo que queda actualmente de la época de dominación británica de Menorca

Fuerte de Malborough 

El fuerte de Malborough fue construido entre 1710 y 1726 por los británicos. Recordemos que, para los ingleses, Menorca era considerada un punto estratégico de defensa del Mediterráneo, por lo tanto no es de extrañar que la mayoría de construcciones de esa época tengan un objetivo defensivo.

Se encuentra en la Cala Sant Esteve, muy cerca de Es Castell, y recibe su nombre en honor a Sir John Churchill, duque de Malborough, uno de los generales británicos más destacados de la época.

En 1756, el Fuerte de Malborough soportó el asedio de las tropas francesas que, finalmente, ocuparon la isla durante 7 años, tras los cuales volvió a ser de dominio inglés.

En 1782 fue parcialmente destruido por las tropas españolas y tuvo que ser reconstruido durante el último período británico.

Se puede visitar cada día, desde Semana Santa hasta finales de Noviembre, de 9.30 a 20.30h. El coste de la entrada es de 3€ (6€ con audioguía) para los adultos y 1,80€ para los niños y mayores de 65 años (3,60€ con audioguía). 

➤➤➤ Únete al grupo: Menorca la Isla de la Calma

➤➤➤ LAS MEJORS EXCURSIONES QUE PUEDES HACER EN MENORCA

Castillo de San Felipe 

Situado en la orilla sur, en la entrada del puerto de Mahón, el Castillo de San Felipe constituía la segunda construcción defensiva del puerto y, por lo tanto, de la isla de Menorca.

Se construyó en el siglo XVI como consecuencia del ataque de Barbaroja a la isla, pero fue gracias a las ampliaciones llevadas a cabo por los británicos que el Castillo de San Felipe se convirtió en una de las fortificaciones defensivas más importantes del Mediterráneo.

Tras la reconquista española, Carlos III ordenó su demolición, pero aún podemos visitar el espectacular entramado de túneles subterráneos que conectaban las distintas partes del castillo.

Podéis consultar los horarios de visitas y tarifas en la web del Consorcio Militar de Menorca.

 Hospital Militar de la Isla del Rey 

La isla del Rey se encuentra en medio del puerto de Mahón y recibe su nombre en honor al rey Alfonso II de Cataluña, III de Aragón, ya que se cuenta ser el primer lugar de Menorca en el que desembarcó.

En 1711 se fundó, en la isla del Rey, un hospital que, en 1722, fue expropiado por los británicos con el objetivo de atender exclusivamente a los enfermos de la armada naval inglesa.

En 1802, cuando las tropas españolas volvieron a conquistar Menorca, se mantuvo el uso del hospital que jugó un papel muy importante durante la Segunda Guerra mundial atendiendo a soldados de las tropas americana, holandesa e italiana.  Sólo en 1964, el hospital se trasladó finalmente en Mahón y el edificio se evacuó definitivamente.

Se puede visitar todos los domingos del año de 8.45 a 11h gracias a visitas guiadas que incluyen el traslado a la Isla del Rey desde el Puerto de Mahón.

Para más información podéis consultar la página oficial de la Isla del Rey. 

 

Torres de defensa (Fornells y Castellar) 

Como hemos dicho anteriormente, para los ingleses, Menorca era un punto de defensa estratégico y este fue el objetivo principal de su dominación que duró  un siglo entero. No es de extrañar, por tanto, que se construyeran diferentes torres de defensa para mejorar la vigilancia del litoral menorquín de posibles ataques extranjeros. Las más importantes que seguimos pudiendo visitar hoy en día son:

La Torre de Fornells, construida  entre 1801 y 1802 precisamente para proteger el puerto de Fornells e impedir posibles ataques al castillo de Sant Antoni. Puede visitarse durante la temporada de verano, los lunes y domingos de 9.30 a 15.40h y los sábados de 10 a 14.45h. El coste de la entrada es de 2.40€.

La Torre Castellar, construida entre 1799 y 1802 en defensa del Castillo de Sant Nicolau, cerca de Ciutadella. Actualmente sólo podemos visitar su exterior.

Aljibe de Es Mercadal: Construido en 1735 por orden del gobernador Richard Kane, con la finalidad de abastecer las tropas alojadas en Mahón y Ciutadella, este aljibe recoge el agua de lluvia y la almacena en una cisterna interior con una increíble capacidad de 273.000 litros. Actualmente se conserva en muy buen estado y está abierto a visitas.

Museo militar de Menorca: El edificio en el que, actualmente, encontramos el Museo Militar de Menorca, también fue obra de los británicos. Construido en 1771, en Es Castell, alojó anteriormente un Hospital Militar, la Academia de Artillería y el Regimiento de Costa de Menorca, hasta que finalmente, en 1981, se inauguró el museo militar de Menorca.  Podéis consultar los horarios de visita y tarifas directamente en la página del Consorcio Militar de Menorca.

Sin embargo, y tal como hemos dicho anteriormente, no sólo encontramos trazas de la dominación británica en los edificios defensivos, sino que también podemos verlas muy presentes, en la arquitectura de la isla. Es un claro ejemplo Son Granot, una antigua casa de estilo colonial inglés, que perteneció a Mackellar, arquitecto encargado de la construcción del pueblo de Es Castell. Actualmente, en Son Granot se ubica un precioso hotel rural.

En “S’Altra Banda” (otro lado) del Puerto de Mahón también encontramos el Lloc de Sant Antoni, una casa de estilo colonial inglés que se cuenta fue escenario del amor entre Lord Nelson y Lady Hamilton durante el verano del 1800.

Actualmente se ha convertido en un hito del puerto de Mahón. 

Además de estos edificios emblemáticos, en la arquitectura menorquina podemos encontra claras influencias británicas, como por ejemplo en las ventanas de guillotina y en los “boinders” presentes en muchas casas de la isla. 

El último elemento arquitectónico de orígen británico que queremos destacar es el Reloj del Ayuntamiento de Mahón: construido en Londres por Mr. Windonill, fue comprado en 1731 por Richard Kane y posteriormente colocado en la fachada del Ayuntamiento de Mahón (1788).

El general Kane juega un papel muy importante en el legado británico de Menorca y otra de las obras que mandó construir fue el Camí d’en Kane: un emblemático sendero que cruza la isla y que fue el eje principal de transporte durante más de un siglo. 

Pero no todo van a ser fortificaciones militares, construcciones y edificios, los británicos también dejaron huella en los productos y costumbres de los habitantes de Menorca.

Un ejemplo muy claro fue la importación de la ginebra, receta posteriormente modificada añadiendo las hierbas presentes en la isla  y dando lugar al actualmente famoso Gin Xoriguer con el que se elabora la bebida típica de las fiestas patronales: la pomada.

➤➤➤ Únete al grupo: Menorca la Isla de la Calma

➤➤➤ LAS MEJORS EXCURSIONES QUE PUEDES HACER EN MENORCA