Diletta y su tienda Kokulis World en Menorca

Nos encontramos con Diletta en el pequeño pueblo de Es Mercadal durante una bonita tarde del septiembre menorquín.

Para los pocos que aún no la conocen, Diletta es la mujer de Alessandro Castagna, el editor de las Webs Isla de Menorca y Voglio Vivere Così (algo como “Quiero Vivir Así«).

En comparación con su exuberante marido, ella tiene un perfil más apartado, sobre todo hablando en el contexto de las redes sociales: la impresión es que no le gusta exponerse más de lo necesario.

Quizás sea tímida o reservada, no lo sabemos, o tiene otros intereses que aún no conocemos… Sin embargo estamos seguros de que este encuentro de final de verano permitirá que todos la descubramos un poco más.

Diletta nos cuenta que nació y se crió en la hermosa Verona y que estudió inglés, francés y español en la Facultad de Lenguas y Literaturas Extranjeras de la ciudad italiana. Explica que su elección fue dictada sobre todo por una atracción profunda y misteriosa por los lugares y las culturas lejanas.

diletta fraizzoli kokulis world

Empezamos a comprender que el tema de los viajes y el conocimiento es uno de los hilos conductores de su vida: de hecho, recientemente inició una actividad muy particular de venta de joyas y objetos étnicos. Su Kokulis World es a la vez una tienda física ubicada en Mercadal, y un escaparate online capaz de vender en cualquier parte del mundo.

Pero volvamos otra vez a la historia de Diletta y de cómo cambió su vida cuando se mudó de Italia a Menorca.

“Todo empezó en 1997 cuando, casi por casualidad, me encontré con una joyería étnica en mi ciudad. Allí conocí a Alessandro, que era uno de los dos propietarios. ¡Para mí fue realmente amor a primera vista! Empecé a «perseguirlo» [risitas …]. No, estoy bromeando, me gustaba mucho y simplemente buscaba oportunidades para conocerle un poco más, así que solía ir a la tienda bastante a menudo. Con el tiempo luego comencé a ayudarle tanto reemplazando la dependienta que tenían en ese momento como colaborando en la creación de la Web de la empresa. Todo lo demás es historia… «.

¿Y cuándo llegaste por primera vez a Menorca?, le preguntamos.

«Era el 1998 y vine con Alessandro. Mis suegros la habían visitado durante su luna de miel y se habían enamorado de la isla, por lo que nosotros también queríamos conocerla. Recuerdo que era el mes de febrero, hacían 23 grados y todo el campo estaba lleno de flores. La recorrimos por todas partes y, por supuesto, nos encantó. Luego volvimos a nuestra vida italiana normal y corriente.

Sin embargo volvimos durante los años siguientes, siempre de vacaciones, hasta que un año decidimos pasar todo el verano allí. Nuestro negocio se podía hacer todo ya en Internet y por esa razón podíamos trabajar desde cualquier parte del mundo”.

kokulis world mercadal

¡Qué suerte!…

“Más que suerte” continúa Diletta, “fue la intuición de Alessandro quien, ya en aquellos años, comprendió que se podía trabajar en formas distintas a las tradicionales. Con el tiempo dejó a su socio la tienda de Verona y se dedicó a desarrollar varias ideas en Internet. Compramos una casa en Mercadal y nos instalamos aquí en 2012.

Los primeros años yo vivía ya fija aquí mientras él iba y volvía de Italia. Durante las temporadas turísticas yo trabajé en una agencia de alquiler de apartamentos turísticos y luego en el Museo del Faro de Cavallería. Solía ​​quedarme sola muy a menudo pero no me importaba mucho, tengo que confesarlo… Especialmente en invierno tenía mucho tiempo libre. Podía hacer teatro, Pilates, cursos y talleres de cualquier tipo.

Muchos no lo saben, pero Menorca en invierno es un auténtico lujo: no hay confusión, siempre estás en contacto con la naturaleza y puedes dedicarte a lo que más te apetezca ”.

Y luego… ¿os apeteció la idea de volver a tener una tienda?

“En realidad, volver a abrir una tienda enfocada a productos artesanales de todo el mundo es un deseo exclusivamente mío, que tengo desde hace bastante tiempo. Me gusta mucho estar en contacto con la gente y además, todo el tema de los viajes y las culturas lejanas siempre me ha fascinado muchísimo. Soy una persona muy curiosa por naturaleza y siempre me han atraído los pueblos y sus símbolos.

Ocuparme de productos artesanales y joyas étnicas en realidad responde a una necesidad mía interna de saber, conocer y transmitir mis conocimientos a los demás. Es por eso que cuando un cliente entra en mi tienda, tiene una experiencia diferente. Me encanta explicar no solo la historia y el origen del artículo que la persona está a punto de comprar, sino también el significado simbólico de esa joya o de ese objeto. Y he notado que mucha gente está muy interesada en mi enfoque tan especial. Entre otras cosas, he descubierto que aquí en Menorca es costumbre hacer listas de regalos para los cumpleaños, y muchos menorquines han elegido abrir su lista aquí conmigo”.

artigianato etnico kokulis world minorca

Sin duda una gran satisfacción… ¿Cómo han reaccionado los menorquines ante la apertura de una tienda de objetos étnicos? ¿Les ha parecido muy extraño?

«Desafortunadamente, debido al Covid, solo pudimos abrir a principios de julio de este año, pero diría que se han superado todas mis expectativas. La tienda fue sorprendentemente bien recibida por los menorquines: son personas naturalmente curiosas y están dispuestas a escuchar las historias que cuento. Ciertamente no todos, algunos solo están interesados ​​en el objeto en sí, pero noto una mentalidad muy abierta. Sé perfectamente que la mía no es una tienda fácil y naturalmente trato de transmitir esta pasión que tengo a quienes están dispuestos a recibirla. Muchos turistas extranjeros que paseaban por Mercadal también se sorprendieron mucho al descubrir mi tienda. En general estoy muy satisfecha porque además de buenas ventas también he recibido muchos elogios por parte de todos”.

¿Y qué ofreces exactamente en tu Kokulis World?

“Disponemos de bolsos, chales, bufandas y tejidos de varios tipos. Luego, joyas como collares y pulseras, talismanes, piedras preciosas y objetos simbólicos muy raros y especiales. Otra cosa que me encanta hacer es ir en busca de estos productos tan particulares. Me ocupo personalmente del contacto directo con los proveedores más lejanos. Trabajar en varios idiomas es algo que me resulta fácil. Recibo de verdad objetos de todo el mundo: de Irlanda a Laos, de Nepal a Mauritania, de Turquía a Ecuador. Entrar en mi tienda es como hacer un viaje por los símbolos del mundo, y este tipo de experiencia es lo que quiero ofrecer a mis clientes”.

También hay una sección especializada en productos menorquines, ¿verdad?

“Sí, ese es «el rincón de Ale»… En el sentido de que a él le gustaba la idea de ofrecer también una experiencia más local ligada a la artesanía de nicho, no a las típicas avarcas por así decirlo. De ahí nació el proyecto Menorca Infinita. Disponemos de preciosos productos hechos por artesanos menorquines (cuencos, espejos, colgantes …), pero también camisetas, mapas, tazas de colores. Todo con tema Menorca: no podemos olvidar de la maravillosa isla que nos acoge… Me gustaría hacer un agradecimiento especial a Ana (la decoradora de Decor Menorca de Ferreríes), que nos ayudó en el diseño y en el montaje de la tienda. Gracias a ella, su gusto, su talento y su incansable presencia, hemos encontrado el equilibrio perfecto entre objetos, materiales y espacios disponibles”.

kokulis World Menorca Infinita Mercadal

Y una vez finalizada la temporada turística, ¿a qué te dedicarás, Diletta?

“Por supuesto, la tienda permanecerá abierta también en invierno, pero solo por la mañana. Yo me dedicaré también a las ventas on-line y a la búsqueda de nuevos productos. Quiero contactar con otros proveedores y luego seguir escribiendo en el blog de la página web de Kokulis. Uno no lo piensa, pero ligadas a estos objetos simbólicos hay historias realmente increíbles y hermosas que contar ”.

Agradecemos a Diletta que con sus palabras nos haya hecho viajar desde Mercadal al resto del mundo y finalmente nos despedimos de ella.

Si queréis conocerle y escuchar sus historias, podéis encontrarla en Kokulis World, en la calle peatonal de Es Mercadal, exactamente en el Carrer Nou 4.

O sino, en las páginas web:

Menorca Infinita y Kokulis World