Andrea Colombo: Ciao Belli

de Gloria Vanni

Nombre: Andrea

Apellido: Colombo

Nacido en: Gallarate (Varese)- Italia

Profesión antes de venir a Menorca: manager en el sector de la hostelería

Profesión en Menorca: emprendedor en el sector de la hostelería

Para mi el mundo se divide en dos: espíritus sedentarios y almas nómadas. Yo pertenezco al segundo grupo y Andrea Colombo también. Puede que sea porque su madre es sueca y le ha transmitido el amor por la naturaleza mezclado con insólitas pasiones por la música, la diversión, el deporte, la moderación. O puede que sea algo que forma parte de su personalidad.

En 2003, recién diplomado en el Instituto de Hostelería de Varese (Italia), se fue a trabajar como camarero y barman en Gran Canaria.

Su elección fue la de pasar el invierno al calor de Canarias o Miami y el verano en el Mediterráneo. En Palma de Mallorca, por ejemplo, se encargó de las relaciones públicas del Disco Club Titos, la discoteca más internacional de la isla.

En 2010 decidió ir hasta las antípodas, en Australia. Se quedó 18 meses en Sydney y trabajó como jefe del bar en Hugos Manly, un restaurante italiano ubicado en Manly Wharf.

andrea colombo menorca ciao belli

A Andrea le gustaba viajar pero, incluso a su joven edad, tenía las ideas muy claras sobre cómo debía ser su carrera profesional: diversas experiencias en locales muy cualificados. Sus ambiciones personales van de la mano de un fuerte apego por la familia y, tras unas vacaciones en Gran Canaria, se topó con la posibilidad de abrir un restaurante en la Playa del Inglés, la zona turística más famosa de Maspalomas. Fue así como empezó su aventura con Mamma Mia, con el que tuvo mucho éxito, nos explica:

Se trataba de una propuesta de cocina italiana sin pizzas. Éramos tres: mi hermano Antonio en la cocina, Stefano, un amigo querido, e yo. Lo mantuvimos durante dos años y medio pero después, incluso Gran Canaria empezó a quedarse pequeña: echaba de menos las aventuras y los viajes! Decidimos vender el local y cada uno tomó su camino. Recibí una oferta para trabajar en Casa Tua en Miami Beach, un restaurante italiano con un club privado y cinco suites. Estaba muy emocionado por esa oportunidad!”

Durante cuatro años, se encargó de todo tipo de funciones y lo dejó cuando el Forte dei Marmi en Miami South Point, restaurante creado por el chef Antonio Mellino – que cuenta con 2 estrellas Michelín gracias a su restaurante 4 Passi en Nerano- le ofreció el puesto de general manager.

Fue aquí dónde Andrea conoció a Francesca, se enamoraron y se casaron en Miami el 28 de abril 2016. Once meses después nació Eva. Vivir en Estados Unidos, en especial en Miami, significa trabajar mucho, ganar bastante, saber que todo (o casi) gira alrededor del dinero y que es difícil abrir un restaurante propio.

Pasaban los años, teníamos ganas de cambiar y sentimos la necesidad de acercarnos a Italia y a nuestros padres. Yo amo las Baleares, y le propuse a Francesca ir a Menorca. En 2018 alquilamos un apartamento en Cala Blanca y estuvimos 45 días en la isla para entender cómo nos sentíamos y ver si había posibilidad de negocio. Dimos vueltas, hablamos con mucha gente y un día llegamos a la Playa de Son Xoriguer en la que había un local que parecía que nos estaba esperando. Tenía un proyecto: unir a mi familia. Quería crear algo para estar y trabajar junto con mis hermanos, Antonio y Jonas.”

La burocracia estadounidense impone, sin embargo que, una vez conseguida la residencia, para obtener el pasaporte deben pasar 5 años y hay que transcurrir por lo menos 6 meses al año en los EEUU. De manera que, hasta 2022, Andrea tiene que pasar 6 meses en Estados Unidos.

De todas maneras, Andrea empezó a trabajar en el proyecto de Ciao Belli en las redes sociales y en 2019 estaba a punto de volver cuando una tragedia golpeó a la familia Colombo: Antonio murió de un infarto.

Tenía que ser el chef y Andrea nos cuenta “Pensé que tenía que continuar con el proyecto para honrar su memoria, aunque las ganas de abandonarlo eran muchas”.

Finalmente, Ciao Belli abrió sus puertas el 31 de mayo 2019, con el chef Pasquale, que todos conocen como Paco en la cocina y Francesco, artista de las pizzas.

La idea es muy simple: máxima atención por la calidad de los productos y del servicio. Abre los 7 días de la semana y atiende a 70 personas a la vez. La regla de Andrea es que “el 99% de los clientes tiene que disfrutar de una óptima experiencia tanto a nivel culinario como de servicio”. Dado que la perfección no existe, no es necesario buscar el 100%.

¿Cuáles son las novedades del 2020 de Ciao Belli, menú y equipo 100% italiano?

Contamos con un nuevo pizzero, Luca, hacemos nuevos tipos de pasta fresca, por ejemplo con azafrán. Además contamos con un trozo de la terraza de al lado de manera que disponemos de más espacio exterior. Reservar no es obligatorio pero sí lo recomendamos”.

Andrea, ¿Por qué Menorca y no otra isla de las Baleares?

Porque Menorca está menos construida, menos turismo de masas y más natural. A mi lado está la señora que elabora queso fresco cada día: es extraordinaria, espero que siga muchos años más. Es la isla de la calma. Mi sueño es poder comprar, algún día, una granja y montar una pequeña pizzería para llevar en el centro de Ciutadella. Solo quiero disponer de lo justo para vivir una vida tranquila y mi futuro lo imagino en Menorca. Creo que la calidad de vida es más importante que el dinero. Quiero que mi hija crezca con una mente abierta y me parece que Menorca es el sitio ideal para crecer de manera natural”.

restaurantes son xoriguer menorca

¿Qué te gusta de Menorca?

¡Me gusta todo! Amo ir a pescar y practico todos los deportes de agua que existen en uno de los mares más bonitos del mundo. Me gusta la gastronomía que se elabora a base de ingredientes sanos. También me gusta la gente que quiere vivir tranquila. Entramos con mucha humildad: somos una familia y necesitamos una isla así, que en primer lugar sea simplicidad y naturaleza”.

Tengo la sensación que mamá Lena haya transmitido a sus hijos el “Lagom” sueco, es decir, la búsqueda de la moderación y del equilibrio en todo lo que se hace. Literalmente lagom significa “la cantidad justa”. La idea es que es posible alcanzar un equilibrio con el mundo sin poner de patas arriba nuestra vida, sino moderándonos. Esto me llega cuando Andrea me dice “Ya no quiero ser esclavo del sistema, quiero disfrutar de la vida. Durante el próximo invierno estaré viviendo en Miami y llevaré uno de los cuatro restaurantes Porto Cervo en Fisher Island, la isla más rica de Estados Unidos. Pero sé que estaré contando los días que queden para volver a mi querida Menorca”.

Al final pienso que la gratitud sea algo especial. Estar agradecidos por lo que tenemos, disfrutarlo y vivirlo antes de pasar a otra cosa, así el equilibrio sustituye al desperdicio.

¡Gracias, Andrea!

¿Quieres mantenerte informado acerca de las actividades de Ciao Belli Menorca?

Sigue la página de Instagram

www.instagram.com/ciaobellimenorca/?hl=it

y Facebook

www.facebook.com/CiaoBelliMenorca/