El cambio climático nos está dejando sin primavera en Menorca

Texto y fotos: Itziar Lecea

El mes de julio de este año hemos pasado de llevar chaqueta y pantalones a sacar de golpe las sandalias del armario. Básicamente, hemos pasado del inverno al verano, sin apenas término medio. El clima de Menorca, y el de Balears en general, se caracteriza por tener unas transiciones más bien suaves, y temperaturas moderadas durante todo el año. Ni mucho frío en invierno, ni mucho calor en verano. Pero las cosas están empezando a cambiar.

Agustí Jansà es, sin lugar a duda, el menorquín que más horas de su vida a dedicado a estar pendiente del tiempo en Baleares. Su padre fue un reconocido meteorólogo, que le inculcó la pasión por las nubes. Y él ha sido -y sigue siendo- un referente en cuanto a climatología del Mediterráneo, además de haber llevado durante gran parte de su vida el centro de la Agencia Estatal de Meteorología en Baleares. Él nos da algunas claves de qué está pasando con el tiempo en Menorca. Y lo que podría llegar a pasar.

calor menorca

Calor en aumento

Jansà lo dice bien claro: el cambio climático se nota en Baleares desde los últimos 15-20 años. Sobre todo, en cuanto a temperaturas se refiere. “El 2017 fue el segundo verano más cálido en las islas, con temperaturas de hasta 41 grados en Es Mercadal. El anterior fue en 2003, cuando tuvimos temperaturas de récord. La tendencia es a subir cada verano. Y este año no ha sido una excepción. Las temperaturas han subido un grado por encima de la media para esta época, aunque sin llegar a las cotas de la ola de calor del año pasado.”  Y, al parecer, van a seguir subiendo.

“Octubre es también cada vez más cálido”, comenta Jansà. “Las tormentas de final de verano, tan características de nuestro clima, se están desplazando de octubre a septiembre, aunque este año hemos sufrido tormentas desde el día 6 de agosto y no hemos parado. Éste es otro efecto del calentamiento global. La temperatura del mar ha subido este año hasta los 30 grados, una cifra muy alta. Y ha ayudado en parte a que pronto se formaran tormentas sobre las islas.” De hecho, los hombres del tiempo se han puesto las botas durante las últimas semanas de anunciar inestabilidad. Sin embargo, no ha llovido por todo igual y es complicado hacer predicciones en esta época, por lo que es difícil saber si es buen día o no para ir a la playa.

Más calor pero lluvias estables

Lo que no parece ser un problema, por ahora. Es la falta de agua. Jansà asegura que el “aunque hemos tenido años muy secos, se compaginan con otros muy lluviosos. Así que la media de lluvias está más o menos estable. Es algo extraño, porque la tendencia del cambio climático nos dice que las lluvias tendrían que ser cada vez menos frecuentes. Y en Baleares no es así.” Y aunque en Menorca la veamos pocas veces, el meteorólogo apunta a que “los días de nieve se mantienen estables, si hablamos de media. Hemos tenido años de muy poca nieve, con otros de bastante más de la normal. Así que, por ahora, parece que el invierno no está por cambiar a causa del cambio climático, al contrario de lo que está ocurriendo con el resto de estaciones.”

La tramontana se despide

Lo que si parece ir en retroceso sin retorno es el viento predominante de Menorca, la tramontana, o viento del norte. Jansà dice que “es posible que sea un efecto del cambio climático, pero hay muchas variables a tener en cuenta y habría que hacerse un estudio en profundidad. Pero el pasado invierno apenas tuvimos temporales del norte. Y no parece que vayan a volver”.